Banca ética, artículo de Gustavo Volmar

Es curioso, sin embargo, que haya un banco que aproveche esa imagen para presentarse como una opción alternativa

En varias obras literarias de renombre, los prestamistas ocupan un lugar poco halagador. Se les presenta como avarientos, insensibles a los padecimientos ajenos, proclives a maniobras delictivas, y dispuestos a explotar a los más necesitados. La banca, por su función crediticia, ha compartido parte de esa imagen, aunque se ha esforzado por disipar algunas de las percepciones más perjudiciales. Es curioso, sin embargo, que haya un banco que aproveche esa imagen para presentarse como una opción alternativa, más ética que los demás.

Basado en Holanda y con filiales en Bélgica, Alemania, el Reino Unido y España, el banco Triodos sólo financia empresas que a su juicio contribuyen a mejorar la cultura, el medio ambiente y las condiciones sociales, tales como las de energía solar, agricultura orgánica, educación y construcciones ecológicas. Alega ser el único banco que al final de cada ejercicio financiero revela la relación de créditos que ha otorgado y sus beneficiarios, todo eso sin ser una organización sin fines de lucro, pues cobra por los préstamos que concede y paga intereses a sus depositantes. Para reducir costos, la mayor parte de sus transacciones son llevadas a cabo en línea en la web, con pocas oficinas físicas.

Comparado con los bancos tradicionales, Triodos es verdaderamente insignificante, menos que una gota en el mar. Sus préstamos al final del 2017 llegaron a sólo 6,598 millones de euros, su patrimonio a 1,013 millones y su ganancia neta a 37.4 millones. Su reclamo de ser un abanderado de la banca ética no es, por lo tanto, motivo alguno de preocupación para los demás, más interesados en la rentabilidad que en la ética de sus operaciones. Triodos, sin embargo, tiene un prestigio especial en círculos antagónicos a la globalización financiera y a la rapacidad que a ésta le atribuyen.

Uno de sus clientes es Conacado Agroindustrial, una cooperativa de productores dominicanos de cacao a la que provee financiamiento.

Artículo de Gustavo Volmar publicado en su columna Global y Variable, de Diario Libre, el 23 de julio de 2018

 


NUESTROS MIEMBROS