Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Dinámica bancaria - Educación financiera

Leasing y factoring: instrumentos de financiamiento para los negocios

En el mundo empresarial, los negocios se encuentran con retos u oportunidades que requieren soluciones financieras efectivas. Dos opciones de financiamiento son el leasing y el factoring, ambas ofrecen ventajas únicas que pueden ayudar a las empresas a alcanzar sus metas.

Leasing: una opción flexible para adquirir activos

El leasing es un acuerdo donde una entidad financiera arrienda bienes muebles o inmuebles a un cliente por un periodo establecido.

Aunque existen diferentes modalidades de leasing que se distinguen según el bien que se arriende, en el caso de la República Dominicana, este mecanismo de financiamiento está más enfocado en facilitar a las empresas maquinarias, vehículos y otros equipos operativos.

Las ventajas del leasing incluyen:

•           Adquisición de bienes sin grandes inversiones iniciales.

•           Plazos de financiamiento flexibles.

•           Menor nivel de endeudamiento.

Al finalizar el plazo de leasing, las empresas pueden optar por renovar el contrato, comprar el activo o devolverlo al arrendador, ofreciendo así flexibilidad según sus necesidades.

Factoring: liquidez a través de facturas por cobrar

El factoring, o factoraje, permite a las empresas convertir facturas pendientes en liquidez.  Este método implica ceder las facturas por cobrar a una entidad financiera, que proporciona el importe de forma anticipada.

El negocio recibe por adelantado una parte del dinero de las ventas que ha realizado a crédito y cedido a la institución financiera.

Entre las ventajas de este instrumento están:

  • Flujo de caja mejorado.
  • Gestión de cobros optimizada.
  • Acceso a informes de solvencia y clasificación de clientes.

Dependiendo del acuerdo, los clientes pueden o no ser informados de esta cesión, lo que ofrece flexibilidad en la gestión de cobranzas.

Cuando el cliente es informado de la cesión (factoraje por notificación), hace el pago directamente a la entidad financiera.

Del otro lado, cuando no es informado (factoring sin notificación), el pago de las facturas se realiza a la empresa, quien luego remite el importe que recibió a la institución financiera.

 –

Tanto el leasing como el factoring son herramientas financieras valiosas para las empresas. La elección entre una u otra dependerá de las necesidades específicas del negocio, ya sea para adquirir activos importantes o para mejorar la liquidez y la gestión financiera. Ambas opciones proporcionan caminos efectivos para el crecimiento y la estabilidad financiera de los negocios.

Explora otras publicaciones

Llevemos esto a tu bandeja de entrada

Recibe nuestro boletín con recursos como artículos, guías y videos.

Suscríbete a nuestro newsletter especial y recibe informaciones acerca del sector financiero y la banca múltiple

* indicates required
Selecciona tu tema de interés