Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Economía y finanzas

Utilidades de un fideicomiso

El fideicomiso puede ser una poderosa herramienta financiera para proteger, invertir y administrar tus activos de manera segura y confiable. Descubre sus múltiples utilidades en este artículo.

Existen etapas financieras de nuestra vida1, donde nos planteamos la posibilidad de poseer un bien material -inmuebles, recursos en efectivo, propiedades, etc.- que deseemos resguardar en beneficio de otra persona, invertirlo en alguna actividad que nos genere rentabilidad o hasta utilizarlo en aportes al desarrollo social o en algún emprendimiento.

Una opción para llevar a cabo cualquiera de estas u otras ideas, es la creación de un fideicomiso, que se constituye como una oportunidad de negocio estructurada bajo un marco de confianza y seguridad.2

El fideicomiso es un instrumento financiero que consiste en transferir derechos de propiedad u otros derechos reales o personales, a una persona jurídica para que lo administre, conocida como fiduciaria. A través de este acto, se crea un patrimonio separado, tanto del que posee el fideicomitente (quien traspasa sus bienes) como el de la fiduciaria.

Primeros pasos para la creación de un fideicomiso

Establecimiento de la utilidad del fideicomiso

Según explica Lidia Ureña, gerente senior de Regulación de la Asociación de Bancos Múltiples de la República Dominicana (ABA), debido a sus múltiples utilidades, uno de los primeros pasos al momento de optar por la creación de un fideicomiso es establecer su finalidad.

De acuerdo con el objetivo que se persiga, en la República Dominicana existen distintas modalidades de fideicomiso, los cuales están establecidos dentro de la Ley No. 189-11 para el Desarrollo del Mercado Hipotecario y el Fideicomiso. Algunos de estos son:

  • Planificación sucesoral: creados para fines de herencia.
  • Culturales, filantrópicos y educativos: se crean con el objeto de preservar patrimonios culturales, tales como museos, fomentar la educación, ejecutar labores filantrópicas de cualquier tipo, etcétera.
  • Inversión: se consagra con la finalidad de la inversión o colocación de sumas de dinero, a cualquier título.
  • Inversión inmobiliaria y de desarrollo inmobiliario: creado para invertir en proyectos inmobiliarios en distintas fases de diseño y construcción, para su conclusión y venta, o arrendamiento.
  • Oferta pública de valores: se constituye con el fin de respaldar emisiones de oferta pública de valores gestionadas por el fiduciario, con cargo al patrimonio del fideicomiso.
  • Garantía: se crea para asegurar el cumplimiento de determinadas obligaciones, concertadas o por concertarse.

También, existen otras clases de fideicomisos que se pueden constituir bajo las disposiciones de las leyes y normas que emiten los órganos supervisores competentes. 

Selección de la fiduciaria

Otro aspecto para tomar en cuenta a la hora de instaurar un fideicomiso es la selección de la fiduciaria, quien se encargará de gestionar el fideicomiso de acuerdo con los requerimientos establecidos por el fideicomitente y a las leyes aplicables.  

Conforme con la Ley 189-11, solo podrán fungir como fiduciarias: las administradoras de fondos de inversión, los intermediarios de valores, los bancos múltiples, las asociaciones de ahorros y préstamos y otras entidades fiduciarias previamente autorizadas y cuyo fin exclusivo sea actuar como tales.3

Las fiduciarias que forman parte de grupos financieros son reguladas por la Superintendencia de Bancos de la República Dominicana, mientras que las de objeto exclusivo, es decir, aquellas que solo se dedican a dicha actividad económica (administrar fideicomiso) son supervisadas por la Dirección General de Impuestos Internos.

Estructuración del contrato

Asimismo, como parte del establecimiento de un fideicomiso, otro paso a seguir es su estructuración a través de un contrato. En este documento, también conocido como Contrato de Fideicomiso, es donde se dispondrán los bienes o derechos que serán transferidos, además del tiempo y la forma que serán gestionados, las partes que intervienen y su participación, entre otros aspectos.

Luego de creado el fideicomiso y concluido el objetivo que se persiguió de acuerdo con el tiempo establecido, el activo aportado será entregado al beneficiario designado en el contrato.

Independientemente de su modalidad, la figura del fideicomiso es un instrumento de gran valor y provecho que contribuye al desarrollo económico de las personas, empresas y la sociedad en general.

  1. https://asociaciondebancosrd.com/2020/06/22/productos-bancarios-en-el-ciclo-financiero-de-la-vida/
  2. https://aba.org.do/index.php/posts/blog/567-el-fideicomiso-una-oportunidad-de-inversion-bajo-un-marco-de-confianza-y-seguridad
  3. Ver nota 2
Explora otras publicaciones

Llevemos esto a tu bandeja de entrada

Recibe nuestro boletín con recursos como artículos, guías y videos.

Suscríbete a nuestro newsletter especial y recibe informaciones acerca del sector financiero y la banca múltiple

* indicates required
Selecciona tu tema de interés