Contactless: fácil, ágil y seguro

Contactless: fácil, ágil y seguro

Por: Liliany Martínez, Comunicaciones ABA

El uso de la tecnología ha calado en múltiples ámbitos de la sociedad, hecho que ha generado mayores comodidades en el desenvolvimiento y la continuidad de diversas actividades cotidianas, siendo especialmente evidente durante la pandemia de la Covid-19.

Un entorno que no ha escapado de este contexto ha sido el sector de pagos, que cuenta con soluciones cada vez más fáciles, ágiles y seguras para los procesos de compra y venta que llevan a cabo las personas y negocios. Dentro de estas alternativas se destaca la tecnología contactless o pagos sin contacto.

Para conocer más a fondo acerca de este sistema, consultamos a Austria Gómez y Eugene A. Rault Grullón, expertos en el área de tarjetas y soluciones de pagos consecutivamente, quienes nos explican sus principales características.

Funcionamiento

Conforme indican ambos especialistas, el contactless funciona mediante tecnologías de identificación por radiofrecuencia incorporadas en tarjetas de crédito o débito, pulseras, teléfonos con billeteras móviles u otros dispositivos.

La “Comunicación de Campo Cercano” o NFC (por sus siglas en inglés) es la tecnología que permite la comunicación a corta distancia entre dos dispositivos de manera inalámbrica, la cual posibilita que los consumidores puedan pagar su compra acercando la tarjeta u otro dispositivo a la terminal de punto de venta, es decir, sin la necesidad de insertarla o deslizarla.

Seguridad

Según apunta Austria Gómez, el uso de la tecnología de pagos sin contacto mantiene una alta seguridad, en función de que las transacciones están protegidas por el mismo estándar que protege las tarjetas de pago tradicionales equipadas con un chip EMV.

“Al momento de realizar un pago sin contacto con NFC se utiliza la “tokenización”, con lo cual, como método de prevención de fraude, los datos de la transacción viajan de forma cifrada: se sustituyen las informaciones confidenciales del cliente por un criptograma único. Dado esto, tanto el usuario como el negocio contarán con la misma seguridad que en los sistemas de pago tradicionales”, señala Eugene A. Rault Grullón.

Adicionalmente, se explica que la comunicación NFC para las tarjetas bancarias solo funciona dentro de un rango muy corto, apenas 4 centímetros entre la tarjeta y la terminal de pago, lo que dificulta cualquier intento de los defraudadores.

Para recibir pagos sin contacto por parte de sus clientes, los comercios solo tienen que solicitar su habilitación a una compañía de adquirencia que cuente con la disponibilidad para procesar este tipo de transacciones, como por ejemplo la marca AZUL, de Servicios Digitales Popular, primer adquirente en facilitar esta tecnología en el país, logrando hacer de la República Dominicana la segunda nación del Caribe en adoptarla.

Ventajas

Por su parte, Gómez indica que, dentro de las principales ventajas proporcionadas por el contactless, se destacan la facilidad y seguridad de la compra, además de la agilidad en la autorización, ya que esta se hace efectiva dos veces más rápido que mediante el método tradicional.

De su lado, Rault señala que los pagos sin contacto mejoran la gestión de transacciones, tanto para los usuarios como para los negocios, por las siguientes razones:

-   Usuarios (cliente final): 

  • Facilidad: al pagar, el cliente tan solo tiene que acercar su tarjeta de crédito o débito o su móvil NFC a la terminal de pagos. 
  • Digitalización: el cliente puede almacenar sus tarjetas de forma segura en su billetera móvil, sin necesidad de presentarlas físicamente al momento de pagar. 
  • Mayor seguridad: el cliente no tiene que entregar su tarjeta o dispositivo móvil a terceros.

-    Negocios: 

  • Gratuito: no existe un costo adicional por procesar una transacción NFC con tarjetas o billeteras móviles.
  • Eficiencia: el proceso de pago es más rápido, lo que aporta a la reducción de filas y tiempo de espera.
  • Evolución constante: los negocios que cuenten con terminales de pago NFC están a la vanguardia de los mercados internacionales.

Crecimiento durante la pandemia

Dada la necesidad de mantener el distanciamiento físico con la llegada del coronavirus, en el año 2020 las transacciones de pagos sin contacto presentaron incrementos importantes, especialmente aquellas realizadas con tarjetas de débito, locales, realidad que continua vigente en este año.

De acuerdo a datos suministrados, en los últimos dos años el uso de NFC en terminales físicas de AZUL ha aumentado significativamente respecto al resto de métodos de entrada (CHIP, manual y banda magnética), pasando de un 3% en 2019 a un 14% en lo que va de 2021.

“El cambio trajo consigo nuevas metodologías para mantener la continuidad de los negocios, entre ellas, facilitar la digitalización de los ecosistemas de pago como una vía para aumentar la inclusión financiera”, puntualiza Rault.

Gracias a sus beneficios, el contactless seguirá siendo una tendencia dentro de las actividades comerciales, en especial, entre quienes prefieren utilizar métodos sencillos al momento de realizar sus consumos.