Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
25 febrero 2013

Artículo de Gustavo Volmar sobre delincuencia cibernética

"Ahora estamos entrando en una tercera fase, en la que intervienen no ya individuos o grupos sino gobiernos e instituciones".

Tercera fase

Comenzó como una diversión, como un obstáculo a superar. Del mismo modo que alpinistas se sienten atraídos a escalar una montaña por la simple razón de que está ahí, los “hackers” de computadoras veían los mecanismos de seguridad de los equipos y de las páginas web como un reto a vencer.

Muchos de ellos estudiantes, se ufanaban ante sus colegas de haber penetrado en tal o cual sistema, en una especie de fraternidad competitiva con muchos parecidos a las que se forman en torno a los juegos electrónicos.

De esa fase individual, deportiva, se pasó a los grupos delictivos que roban números de tarjetas de crédito, contraseñas de cuentas e identidades, en pos de beneficio económico, y a grupos que infiltran equipos para monitorear su actividad, inutilizar sistemas, bloquear páginas y borrar informaciones.

Ahora estamos entrando en una tercera fase, en la que intervienen no ya individuos o grupos sino gobiernos e instituciones. La acusación hecha esta semana por una firma privada de seguridad informática, de que una unidad del ejército chino ubicada en Shanghai ha realizado ataques cibernéticos en contra de cientos de compañías estadounidenses, fue seguida dos días después por el anuncio del gobierno de Obama de que aplicará sanciones comerciales a los países y productos involucrados.

En esta tercera fase los ataques procuran obtener planos de maquinarias, bosquejos de productos, resultados de experimentos, fórmulas químicas, análisis de laboratorio, proyecciones, pronósticos, investigaciones científicas, decisiones de inversión y estrategias de negocios.

Son ataques remotos, sin violencia física, sin necesidad de romper una ventana para entrar en una vivienda, asaltar a alguien en la calle o irrumpir en un banco, tienda u oficina. Pero las pérdidas económicas que pueden provocar son mucho mayores, desde desalentar la innovación hasta distorsionar el comercio internacional.

Artículo del Sr. Gustavo Volmar, publicado en el periódico Diario Libre, en la columna “Global y Variable”. Viernes 22 de febrero de 2013

Suscríbete a nuestro newsletter especial y recibe informaciones acerca del sector financiero y la banca múltiple

* indicates required
Selecciona tu tema de interés