Costos asociados en el procesamiento de las tarjetas de crédito

Costos asociados en el procesamiento de las tarjetas de crédito

Por: Liliany Martínez, Comunicaciones ABA

Como es bien sabido, más allá que ser un plástico, las tarjetas de crédito son un instrumento financiero muy útil a la hora de realizar alguna compra, pagar un servicio o cubrir una necesidad de efectivo.  

Estas y otras utilidades de dicho producto son posibles gracias a toda una estructura adoptada por los bancos múltiples o entidades emisoras, que permite brindar a los usuarios un mayor acceso a productos y servicios, mejor flexibilidad para cumplir con sus compromisos financieros, además de contribuir en el desarrollo de diferentes sectores de la economía.

Según explica la experta en el área de tarjetas, Rosa Marubeny García, consultada por la ABA, la emisión de las tarjetas de crédito, así como el hecho de mantener su operatividad, conlleva todo un proceso de inversión por parte de las entidades financieras.

En este sentido, las instituciones bancarias asumen múltiples variables de costos que se encuentran asociadas al procesamiento de las tarjetas de crédito.

Entre las categorías de dichas variables, adoptadas por las entidades financieras al momento de otorgar una línea de crédito a una persona o empresa, está el costo de los fondos, es decir, los intereses que deben pagar a los depositantes por transformar sus ahorros en créditos para el público, lo que se conoce como tasa de interés pasiva.

Asimismo, para lograr que los tarjetahabientes puedan hacer uso de sus tarjetas de crédito como medio de pago en puntos de venta físicos o virtuales, a nivel nacional o internacional, las entidades bancarias se relacionan con otras empresas como las marcas de tarjetas, tales como Visa, Mastercard y American Express, lo que representa otra categoría de costos para la institución.

Estas empresas se encargan de brindar la plataforma tecnológica para la interoperabilidad de las operaciones entre todos los demás agentes que forman parte del ecosistema de pago con tarjetas1, además de implementar las actualizaciones o requerimientos que solicita la entidad financiera al producto, entre otras acciones.   

Por otro lado, García explica que conforme avanza la tecnología, las instituciones bancarias también han tenido que contemplar adecuaciones en las tarjetas de crédito que han permitido contar con un mayor nivel de seguridad en las operaciones realizadas con este instrumento, contribuyendo a la prevención de fraudes. Ejemplos de esto han sido la introducción del chip informático como método de verificación de identidad y de pago, la implementación de sistemas de pago sin contacto, la solución de pagos con códigos QR, entre otros.  

 “La seguridad de las tarjetas de crédito, y en consecuencia las transacciones que se realizan con ésta, es parte de la innovación e inversión de la banca”, destaca la especialista.     

Otros de los aspectos económicos que asumen los bancos o entidades emisoras dentro del proceso de emisión y operatividad de las tarjetas de crédito son los asociados a los programas de fidelización que se ofrecen a través de estas herramientas.

Algunos de los beneficios contemplados en estos programas (como las devoluciones de dinero que realiza el banco al cliente o cashback, los descuentos en compras, la acumulación de millas que pueden ser canjeadas por productos, el pago de servicios, estadías en hoteles o la compra de pasajes aéreos, etc.)  implican el desarrollo de campañas para informar a los usuarios estas facilidades, publicidad, mercadeo, alianzas estratégicas con instituciones y otras iniciativas que se traducen en costos.

Adicionalmente, gastos de burós de crédito, sucursales, cajeros automáticos, comunicaciones, asesorías, centros de asistencia al usuario (call centers) y la gestión de cobranza constituyen otras de las categorías que conforman la estructura de costos de las tarjetas de crédito para las entidades financieras.

A modo de conclusión, cabe resaltar que generalmente para llevar a cabo varias de las actividades mencionadas anteriormente, las entidades bancarias requieren de la contratación de colaboradores directos y/o la subcontratación de empresas, que apoyen las implementaciones tecnológicas y funcionalidades de las tarjetas, lo cual , al margen de representar otra variable de costos para la entidad, permite impactar positivamente en la generación de ingresos de los agentes y segmentos de la economía, colaborando con su desarrollo y dinamización.

  1. Entidades que intervienen en el proceso de pagos con tarjetas. Recuperado de: https://aba.org.do/index.php/blog-2/612-entidades-que-intervienen-en-el-proceso-de-pagos-con-tarjeta

 

 


© 2021 ABA. Todos los derechos reservados.